Vivir en Francia: las diferencias con España

 Todos recordamos el divertido juego de “Encuentra las diferencias”. Este pasatiempo es un hit de hace ya varias décadas que consistía en encontrar las diferencias entre un par de imágenes prácticamente idénticas. Rápidamente podíamos encontrar las primeras y luego debíamos agudizar la vista para encontrar esas últimas y más complicadas.

Se puede pensar que es un juego demasiado sencillo y pasado de moda, pero en Costa Azul Digital lo rescatamos para darle una vuelta de tuerca. Nos hemos propuesto exponer las muchas, variadas e incluso algunas divertidas diferencias entre la vida en Francia y en España. Lo mejor de vivir en un país nuevo es sorprenderte y aprender su cultura y estilo de vida. Así que, ¡Allá vamos!

Diferencia #1: ¡A comer! 

Foto 2
©Sebastian Ziebell en CC

Empezamos la sección con este tema porque es uno de los que más cuesta al principio. Los horarios, el orden al consumir algunos alimentos y las costumbres en la mesa cambian al llegar a Francia. Hay que mantener la calma porque, está comprobado, es muy fácil y rápido acostumbrarse al cambio.

Los horarios

Los horarios de las comidas no tienen nada que ver entre España y Francia. Para hacernos una idea… Cuando en Francia se come en España se pica algo. Cuando en Francia se merienda en España se está acabando de comer. Cuando en Francia se cena en España se merienda o se vuelve a picar algo. Y cuando en Francia ya se ha hecho la digestión en España se cena. Si se ha pasado la hora de comer o cenar en Francia las cocinas estarán cerradas y será difícil encontrar restaurante. ¿Cómo acostumbrarse al desfase horario? En un par de semanas se acepta y el cuerpo empieza a querer comer sobre la 13.00, merendar sobre las 16.00 y cenar sobre las 20.00. Es más, el estómago pedirá comer a esas horas y ¿cómo decirle que no?

Y de postre…

No existen tantas diferencias al consumir alimentos. Tanto en España como en Francia se consume carne, pescado, verduras, etc. Las dos cocinas son ricas y variadas. Aunque existen diferencias como el uso del aceite, que en España es indispensable o el uso de la nata para cocinar en Francia. Pero para los amantes del queso sí que hay una diferencia. El queso no se come antes de comer para picar, se come de postre. ¡Si señor! Una vez se acaba de comer se pueden degustar los quesos tranquilamente. En Francia sería raro comer queso antes de comer, así que para el aperitivo es mejor servir unas olivas. ¿Un consejo? Guardar un hueco para disfrutar de este manjar al acabar de comer.

¡Un brindis!

Aquí no sirve alzar la copa y decir “chin-chin”, ni “arriba, abajo, al centro y adentro”, ni juntar las copas en el centro brindando sin ton ni son. En Francia hay un orden, se brinda uno a uno, sin cruzar las copas y mirando a los ojos. Requiere concentración al principio y puede parecer poco espontáneo pero las costumbres en cada país son diferentes. No ocurre nada si se brinda a la española, como mínimo será divertido ver las caras de los comensales. La naturalidad al brindar así vendrá con la práctica. ¡Copas arriba y a brindar!

Diferencia #2: Es hora de pagar

Foto 3
©Andrés Nieto Porra en CC

Pues sí, incluso para pagar somos diferentes. Y es que, como ya sabemos todos, Spain is Different para muchas cosas, unas buenas y otras malas. Eso sí, los que vivimos aquí podemos recordar alguna que otra anécdota divertida, sobretodo los primerizos.

El pago con tarjeta

Algo tan sencillo como introducir la tarjeta en el datáfono y teclear el PIN si es necesario, es diferente en Francia. Aunque la costumbre e incluso muchas veces obligación de enseñar el DNI al pagar en España sea algo muy normal, aquí en Francia no lo es. Es más, si lo haces la cajera de turno te mirará extrañada porque el cliente no debe identificarse ya que para eso introduce el PIN. En España nadie se fía ni de su sombra. Algunos prefieren enseñarlo por su propia “seguridad” en caso de robo de la tarjeta y otros creen que es un gran atraso. Pero aquí es mucho más sencillo, se paga con tarjeta y se puede salir con la compra tranquilamente.

La propina

La temida propina. En España advierten que en Francia siempre se debe dejar propina en cualquier establecimiento de restauración. De no hacerlo puede ser una falta de respeto. Pero, ¿incluso si se consume un café? En España se peca de exageración e ignorancia y en este caso es lo que ocurre. La propina se deja de manera opcional y nunca obligada, tanto en un restaurante como si se toma un café. Además puede ocurrir que en la cuenta aparezca un cargo por el servicio que ya está sumado en el precio final. No hay que sufrir si no se quiere dejar propina, no es una falta de respeto.

La chequera

Algo que muchos no han visto nunca. En España es un método de pago que no existe en el día a día. Pues en Francia puedes usar un cheque para pagar prácticamente todo, aunque los establecimientos suelen marcar un importe mínimo que ronda los 7,50 €. Es gracioso ver pagar a alguien de esta manera en cualquier tienda, ya que en España no se ve a no ser que sea una transacción que implique un importe bastante elevado. Pero es más gracioso cuando al abrir la cuenta del banco te ofrecen una chequera para que la uses. Puedes acostumbrarte a usarla o… guardarla en casa, ¡para gustos colores!

Diferencia #3: Los temas del Telediario

Foto 4
©Esther Vargas en CC

En España solo existen tres temas por excelencia: La crisis, la corrupción y el fútbol. Puede parecer que en todo el mundo es igual, pues no. Y es un grandísimo alivio librarse de los telediarios españoles. Hay vida más allá de la crisis, la corrupción y el fútbol.

Crisis y más crisis

La crisis se trata de manera exagerada en España. No se sabe si es para asustar, para informar o para qué. El hecho de convertir este tema en el hilo musical de los españoles no es beneficioso para nadie. En Francia se trata el tema de la crisis, por supuesto, pero es un descanso poder ver un telediario sin querer tirar la televisión por la ventana. ¡Hay vida más allá, por suerte!

Corrupción

Corrupción hay en todo el mundo, pero en España se lucen. Es un tema muy importante que se debería erradicar al máximo. Pero los telespectadores se convierte en el público de un desfile de corruptos que nunca pagan ni son juzgados. ¿Qué sentido tiene todo este espectáculo? No se sabe. Lo que sí que se sabe es que en Francia no existe este bombardeo de corruptos (no quiere decir que no existan) y los telespectadores pueden informarse por otros medios si así lo desean y no tienen esa carga diaria si quieren ver el telediario.

El rey de los deportes

Parece ser que el fútbol es el único deporte en España y además abre y cierra los noticiarios televisivos. Incluso su espacio dura más que el propio telediario y emiten programas exclusivos que más bien parecen el “Sálvame del fútbol”. En Francia, una vez más, podemos descansar del fútbol a ese nivel. Los amantes de este deporte ya se encargarán de informarse y ver todos los partidos que deseen.

Diferencia #4: Sobre ruedas y a lo loco

Foto 5
© Xavi (Perrimoon)

Toca hablar de la carretera, la vía de circulación por excelencia en la Costa Azul francesa. Solo hace falta conducir durante unas horas por las carreteras de la región para ver las señales, las normas no escritas y el comportamiento de los conductores y los peatones.

Prioridad a la derecha

Las señales, o mejor dicho “La Señal”. Se trata de una señal que se encuentra de forma habitual en las carreteras francesas pero que en España es muy raro verla, supongo que todos sabemos de cual se trata. Ese rombo amarillo con el contorno blanco y negro que indica que se posee o no la prioridad, esa es.

Al llegar a Francia y verla por primera vez no se le presta mucha atención. Pero en algún momento se hace evidente que se tiene o se deja de tener la prioridad en algunos puntos y coincide con esa nueva señal. Pero lo más raro de todo no es la señal, sino el uso. En España las carreteras principales siempre tienen prioridad. ¡Pero cuidado! En Francia existen vías principales que no tiene preferencia respecto a las vías que se incorporan a la derecha.

Pasos de cebra

Los pasos de peatones en Francia son para los valientes. Es cierto que los conductores en España no se caracterizan por ser los más respetuosos con los peatones. Siempre hay alguno que se hace el loco y acelera en vez de dejar cruzar. Pero es que en aquí ser peatón es un deporte de riesgo. Se puede esperar un largo rato ante un paso de peatones sin que ningún automóvil permita el paso. Es más, si alguno tiene la amabilidad de dejar cruzar al peatón, éste se lo agradecerá con la mano. Así que, no hay que lanzarse y cruzar pensando que van a parar, ¡cuidado!

Rotondas

Las rotondas, gran invento para facilitar los cruces y reducir accidentes. Bueno, en Francia se tiene que ir con mucho ojo de nuevo. Puede ser que aún circulando dentro de la rotonda con preferencia algún automóvil entre “como Pedro por su casa” sin apenas mirar. Además, en la zona existen muchas, pero que muchas rotondas, que bien parece que nos atrapan en un bucle.

Peatones

Los peatones también se comportan de diferente manera. Además de agradecer a todo automóvil que le deje cruzar un paso de peatones, también se podrán ver caminando por cualquier carretera. No importa que el arcén sea estrecho, incluso que no exista. En España no se suele ver este caso, aunque puede ocurrir de manera aislada. Parece bastante peligroso caminar por carreteras sin tener apenas un arcén seguro aunque en la zona es algo muy común a lo que están acostumbrados. Por ese motivo también hay que tener mucho cuidado con ellos.

(Imagen principal: Sindy Nero en CC)

¿Has observado otras diferencias entre tu país y Francia? ¡Déjanos un comentario!

Esther Cabezas

Apasionada de la comunicación audiovisual y escrita. Siempre buscando nuevas experiencias y disfrutando de la vida.

3 comentarios sobre “Vivir en Francia: las diferencias con España

  • el 26/07/2016 a las 13:08
    Permalink

    Genial artículo! Me viene estupendo para mi viaje a Francia! Gracias.

    Respuesta
  • el 26/07/2016 a las 14:08
    Permalink

    Estas vacaciones, dejaremos buena “huella” en Francia 😉 …y procuraremos traernos la mejor de ella! Gracias Ester!

    Respuesta
  • el 26/07/2016 a las 16:16
    Permalink

    Gran artículo! Muy útil en un viaje al país vecino.

    Respuesta

Deja un comentario