Las “gansas”, el dulce nizardo del Carnaval

La rica gastronomía nizarda reserva, para la época de Carnaval, un apetitoso dulce.

Las “gansas”, –ganses, en francés- son unos lazos de harina y mantequilla, empolvados de azúcar, con un toque cítrico.

En otras regiones de Francia, esta misma repostería, con diferentes formas, recibe la denominación de “bugnes, oreillettes, merveilles”, entre otras. La tradición de las gansas se remonta a las fiestas romanas de las calendas de marzo. En los países cristianos, se aprovechaban los últimos días antes de la Cuaresma, tiempo de ayuno y abstinencia, para comer abundantemente y terminar con las reservas de aceite, mantequilla, huevos y carne. De ahí, el origen de éste y otros dulces, que se comen durante la época del Carnaval, en diferentes países.

Hay muchas variantes para preparar estos lazos, dependiendo si se prefieren con una pasta densa o ligera. Nosotros hemos querido rescatar la receta del blog Variations Gourmandes, dedicado a la comida tradicional de Niza y los alrededores.

 ¡Buen provecho!

 Ingredientes:

250 g de harina

50 g de azúcar

35 g de mantequilla

 2 huevos enteros

10 g de levadura

una pizca de sal

dos cucharas soperas de agua de flor del naranjo

1,5 l de aceite

azúcar glas

Preparación:

Diluir la levadura en dos cucharadas soperas de agua.
Tamizar la harina en un bol.
Añadir la sal y el azúcar. Mezclar.
En el centro, poner los huevos enteros, la mantequilla y la levadura.
Mezclar con cuidado y amasar hasta obtener una pasta homogénea y flexible.
Hacer una bola con la masa, cubrirla con una paño y dejar reposar durante una hora a temperatura ambiente.
Harinar el lugar de trabajo.
Hacer pequeñas bolas con la pasta del tamaño de una nuez.
Aplastar muy finamente con un rodillo cada bola.
Cortar bandas de 2 por 15 cm.
Con cada banda de pasta, formar nudos simples.
Una vez realizados todos los nudos, freír en aceite caliente. (Puede utilizarse aceite de oliva.)
La cocción de las gansas es muy rápida. Darles la vuelta desde que suban a la superficie para dorarlos por todos lados.
Retirarlas con una espumadera, antes de que se vuelvan de color marrón.
Secarlos con papel absorvente.
Antes de servir, espolvorear con azúcar glas.

(Imagen: Blazej Pieczynski en CC)

María Pérez

Editora de Costa Azul Digital. Periodista española, enamorada de la vida y amante de los viajes. Puedes encontrarme en Google+, Twitter y en Facebook.

Deja un comentario