U Cavagnëtu, la tradición monegasca del fin del verano

Más de mil personas se reunieron en el parque Princesa Antonieta para el tradicional “U Cavagnëtu” el pasado sábado

Se trata del tradicional picnic reservado a los habitantes de nacionalidad monegasca, en presencia de la familia principesca.

Alrededor de seis de la tarde, el Príncipe soberano y la Princesa Charlene junto al Príncipe hereditario Jacques, la Princesa Carolina de Hannover, la baronesa Elisabeth-Ann de Massy y su hija Mélanie-Antonieta de Massy, fueron recibidos por el alcalde Georges Marsan y varios miembros del Consejo municipal.

Este año, “U Cavagnëtu” también fue la oportunidad para presentar a los Príncipes los dos árboles recién plantados en honor de Jacques y Gabriella, como parte de la operación ‘1 nacimiento = 1 árbol’, una iniciativa del Consejo comunal, creada en el año 2008, que consiste en plantar un árbol por cada nacimiento en el Principado.

Una albizia fue plantada en honor de la Princesa Gabriella mientras que un olivo homenajea el nacimiento del Príncipe Jacques.

Después de la presentación y de la entrega del ramo de flores y de la recepción por los bailarines del Palladio, una misa fue celebrada al aire libre por Monseñor Bernard Barsi, acompañado a lo largo de la ceremonia por el coro U Cantin d’A Roca.

Una vez finalizada, un aperitivo fue servido con especialidades locales como la socca, la tourte, la pissaladière o la fougasse monegasca. Los invitados también pudieron disfrutar de las bebidas en el bar, de la barbacoa, helados y otras golosinas ofrecidos por el Ayuntamiento.

“U Cavagnëtu”, que significa “Día de campo”, es una velada tradicional que marca cada año el final del verano y que suele ser una cita muy esperada por la comunidad monegasca, ya que se reúne alrededor de la familia real en una atmósfera particularmente cálida y agradable.

Xavi Z.

Mónaco Informativo (@Monaco_Info_ )

Deja un comentario